Olímpico fracaso

CpWK47AWgAEjaX8

Sportspedia

La arquera mexicana Aída Román llegaba como una esperanza de medalla tras ser subcampeona olímpica hace cuatro años, pero entre su participación en Rio 206 estuvo muy lejana de su nivel competitivo normal y difícilmente va a haber una decepción más grande en Rio 2016.

Todo comenzó mal desde la ronda clasificatoria, donde sólo pudo clasificar en el 38o lugar y se emparejaría contra la moldava Alexandra Mirca. Aun cuando la europea tuvo mejor clasificación (27a), se esperaría que la mexicana se impusiera. Sin embargo la realidad fue distinta.

Desde el primer set, Román tuvo varias fallas que le dieron una puntuación de 25 (8-8-9), por 27 (9-9-9) de Mirca que le dieron los primeros dos puntos a la europea. En el segundo set la mexicana se recuperó con 10-10-9 por 10-7-8 de Mirca y empató el encuentro. Al tercero, ambas tiraron 10 y 8 en sus primeras flechas, pero Aída tiró un pobre 7 y Mirca no perdonó con un 10 para ponerse arriba 4-2.

Defendiéndose para no perder, Román abrió con sólidos 9 y 10 por 9 y 8 de Mirca, que la pudieron haber puesto empatada, pero Román falló de nuevo en la tercer flecha con un 7 y Mirca necesitaba 10 para ganar, pero perdonó con el 9 y se empató el set, para ir 5-3.

De esta forma llegaron al quinto set y la europea necesitaba de un empate para clasificar. Aída abrió sólida con un 10 por 8 de Mirca, pero luego tiró 8 por 9 de la moldava. Seguía arriba pero tiró 9 en la última flecha y Mirca tiró el 10 que necesitaba para clasificarse a la ronda de 32, por 6-4, dando una de las grandes campanadas del tiro con arco en Rio 2016.

El problema con Aída Román no fue el resultado, sino la forma de encarar la derrota. El día de ayer erró la flecha que podría meter a México en semifinales y en la zona de entrevistas al ser cuestionada sobre su fallo contestó: “Soy Aída Román y no le debo nada a nadie”. Lo que olvida es que los atletas olímpicos sí tienen responsabilidades con el país, pues el estado les destinó buenas cantidades de dinero para prepararse, viajar y competir. Del mismo modo en el que el estado espera que una beca académica o científica represente resultados, se espera algo así en el deporte. Pero aún si no obtienes una medalla, lo que se espera es que trates la competencia con su debido respeto, dignidad y humildad.

No está mal equivocarse debido a los nervios, la competencia o cualquier otro factor. Pero el afrontar la derrota sin plantear que existieron errores tiene sus consecuencias. Hoy un día después Aída cierra un olímpico fracaso al ser eliminada en la ronda de 32. Éxito a Gabriela Bayardo y Alejandra Valencia.

Written by 

Editor General de Sportspedia México. ¡Escribe con nosotros!

Relacionado

¿Quieres opinar?

¡Gracias!